Los estándares utilizados donde se indica el máximo valor posible de nivel de radiación de los móviles viene a ser un dato que se estableción en 1996, hace más de 20 años.

La antiguedad de este valor máximo de emisión es como para asustarse ya que la tecnología de los móviles ha evolucionado de un modo vertiginoso, al igual que la intensidad de su uso. Ya no nos limitamos a recibir y responder unas llamadas, siendo el teléfono fijo nuestro mayor referente, como se hacía en esea época (si es que tenías móvil), sino que estamos en permanente contacto con el dispositivo prácticamente 24 horas al día.

Los test que se realizaron para medir ese valor máximo, denominado SAR rates en inglés, se hicieron con un simulador de “humano” que medía 1, 88 metros, pesaba más de 90 kgs y además tenía una cabeza que pesaba casi 5 kgs (EMF-Expert). Este “dummy” dista mucho de ser una representación de la media española y desde luego se aleja mucho de las necesidades y requwerimientos que pudieran tener los niños que además tienen un cráneo aún sin desarrollar. Con lo cual, además de tener un valor máximo de emisión desactualizado, tenemos un valor que no es indicativo para la mayor parte de la población.

Con este ensayo se delimitó el máximo SAR que podían emitir los móviles. Cada país estableció el suyo propio. En USA por ejemplo el valor es de 1, 6 WATTS/KG sobre un tejido de un gramo a máxima radiación, mientras que en España, así como resto de Unión Europea, Australia y Japón, el límite establecido es más conservativo; 2 WATTS/kg sobre 10 gramos de tejido a máxima capacidad de radiación del móvil.

Si quieres saber cual es el índice SAR de tu móvil, este viene en las especificaciones técnicas y/o de seguridad. En cualquier caso, hemos recogido en una tabla los valores SAR de móviles que vienen indicados en la web http://www.sarvalues.com/ a los que hemos añadido los de Apple que por una extraña razón no venían y nos hemos metido en la web del fabricante para facilitarlos.

Lo ideal: tener un móvil con índices SAR cuanto más bajos, mejor 🙂