11854804 - chalk drawing - concept of eighty twenty rule

¿Que pasa con los alimentos que sabemos no nos benefician?. ¿No los podremos comer nunca?. Son muchos los expertos que opinan que la solución no es única. La Doctora Kellyan en su libro Bone Broth Diet nos habla de utilizar una proporción lógica de los alimentos que consideramos no beneficiosos, pudiendo incorporar esos alimentos un 20% de nuestra dieta aproximadamente. Es decir, que si considerásemos una semana vista, entre un día o dos, podríamos comer alimentos que no consideramos beneficiosos y hacer esa “excepción”. En lugar de hacer la excepción en días concretos, lo cual nos puede llevar a exagerar en cantidades, es conveniente pensar en esta proporción como si pudiéramos hacer pequeñas excepciones a lo largo de la semana que no superen el 20% de la ingesta total de alimento de esos 7 días. De hecho, la proporción 80/20 viene a ser un modelo utilizado desde el siglo 19 en ámbitos como la economía y que hoy en día esta muy de moda en todos los sectores, incluida la alimentación.
Vilfredo Pareto nació en París el 15 de julio de 1848. Era un Ingeniero que empezó su carrera en las minas de carbón para más adelante ser profesor de política economía en la Unversidad de Laussane, Suiza. Fue el creador del concepto eficiencia de Pareto, además de contribuir con ideas como la de las curvas de indiferencia, al desarrollo de la microeconomía
Pareto estudió la propiedad de la tierra en Italia y lo que descubrió fue que el 20% de los propietarios poseían el 80% de las tierras, mientras que el restante 20% de los terrenos pertenecía al 80% de la población restante. Estudió que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20 % de población, ostentaba el 80 % de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80 % de población, el 20 % de ese mismo algo. 
El principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la política y la Economía. Además, esta formula es ampliamente utilizada y extrapolable a otros ámbitos fuera de la economía. Es más, puede ser utilizada prácticamente en cualquier campo. Por ejemplo, en el propio caso de Pareto, el 80% de los guisantes de su huerto eran producidos por el 20& de las vainas que tenía plantadas.
Del mismo modo podemos aplicar la Ley de Pareto a unos hábitos de alimentación saludable. Esto implica que el 80% del tiempo podremos comer lo que consideramos alimentación saludable, mientras que el otro 20% podremos alimentarnos de productos no considerados saludables.